Atención a adicciones

Atención a adicciones

En el año 2010 se firmo un convenio con la Fundación Luna Nueva a fin de promover acciones sociales para mejorar la calidad de vida de los trabajadores de la construcción y su familia, enfocado especialmente en la prevención integral del consumo problemático de sustancias psicoactivas.

La atención es Gratuita y se realiza en el Primer Piso del Hospital de Clínicas

Teléfonos: 2480 12 22 - 2487 1306

¿Cómo reconocer señales de riesgo para predecir el abuso de drogas?

Algunas de las señales de riesgo se pueden ver tan temprano como en la infancia o en la niñez temprana, como ser conducta agresiva, falta de autocontrol o temperamento difícil.

Cuando el niño crece las interacciones con la familia, la escuela y en la comunidad pueden afectar y aumentar su riesgo de abuso de drogas en el futuro.

Las primeras interacciones ocurren en la familia. En muchas ocasiones la situación familiar aumenta este riesgo cuando por ejemplo existen:

  • falta de cariño y respaldo por parte de los padres o cuidadores
  • una crianza ineficiente
  • un cuidador que abusa de las drogas

Pero las familias pueden también proveer protección contra este flagelo

  • un vínculo fuerte entre hijos y padres
  • participación de los padres en la vida del niño
  • límites claros y disciplina aplicada consistentemente

Las interacciones fuera del seno familiar pueden involucrar riesgos tanto para niños como para adolescentes y estas se pueden ver en:

  • un comportamiento negativo en la escuela o una conducta social deficiente
  • fracaso académico
  • la asociación con compañeros que abusan de las drogas

Períodos de mayor riesgo

Las investigaciones han determinado que los períodos clave de riesgo para el abuso de drogas se dan durante las transiciones mayores en la vida de los niños.

La primera transición importante para un niño se da cuando deja la seguridad de la familia y comienza la etapa escolar.

Luego cuando se da el pasaje de la escuela a la enseñanza media a menudo experimenta nuevas situaciones académicas y sociales, como por ejemplo aprender a llevarse con un grupo más grande de compañeros. Es precisamente en esta etapa, la adolescencia temprana, que existe más probabilidad que los niños se enfrenten por primera vez a las drogas.

Cuando ingresan a la secundaria los adolescentes afrontan más desafíos sociales, emocionales y académicos, al mismo tiempo pueden estar expuestos a más drogas, a abusadores de drogas y a actividades sociales que las involucran.

Estos desafíos pueden aumentar los factores de riesgo para que se acerquen al abuso de alcohol, tabaco y otras sustancias.

Cuando los adultos jóvenes dejan sus hogares para ir a la universidad o trabajar y se encuentran solos por primera vez, su riesgo es muy alto. Por lo tanto son necesarias las intervenciones en esta franja de edad.

Los científicos han propuesto varias explicaciones de por qué algunas personas se involucran con drogas y progresan hacia el abuso.

Una explicación apunta a una causa biológica, como el tener antecedentes familiares de abuso de drogas o alcohol.

Otra explicación es que el abuso puede llevar a asociarse con compañeros que abusan de las drogas, lo que a su vez expone a la persona a otras drogas.

Los investigadores han encontrado que los jóvenes que aumentan rápidamente su abuso de sustancias tienen altos niveles de factores de riesgo y niveles bajos de factores de protección.

El sexo, la raza y la ubicación geográfica también pueden desempeñar un papel preponderante en cómo y cuando se comienza con el abuso de las drogas.

Los padres pueden usar la información sobre los factores de riesgo y de protección como ayuda para desarrollar acciones preventivas positivas, antes que ocurran problemas.

Los educadores pueden fortalecer el aprendizaje y los lazos con la escuela vigilando las conductas agresivas y la falta de concentración, riesgos normalmente asociados al uso progresivo de sustancias.

Los líderes de la comunidad pueden evaluar los factores de riesgo y de protección asociados con los problemas de drogas en la comunidad para seleccionar los mejores servicios preventivos.

Las investigaciones confirman los beneficios cuando los padres proporcionan reglas y disciplina consistentes, hablándole a sus hijos sobre las drogas, vigilando sus actividades, conociendo a sus amigos, comprendiendo sus problemas y preocupaciones e involucrándose en su educación.

National Institite on Drug Abuse

 

 

Visto 3723 veces